El espíritu no vende.


Por fin alguien del clan  Gil Robles se dedica a una cosa seria y arrincona la política. Jaime Gil Robles es el director ejecutivo de la Federación Española de Bebidas Espirituosas, FEBE.


Precisamente hoy, ésa organización ha hecho una nota publica donde ponen la manifiesto que las bebidas espirituosas, brandy, whisky, ron, ginebra, licores, aguardientes y orujos cierran el  2009 con una caída del 12% en sus ventas. Y el descenso en el 2008 fue muy similar.

Según Gil Robles "“la radiografía es muy similar a la de 2008, aunque en 2009 se han recrudecido los efectos de la crisis. Para entender por qué, hay que constatar cómo la hostelería ha sido una de las actividades más perjudicadas por la crisis económica, lo que inevitablemente ha afectado a nuestros productos. Si a esto le sumamos la menor afluencia de turistas, una drástica pérdida de público nacional en bares y locales de ocio, el descenso en el número medio de consumiciones y, lamentablemente, el cierre de muchos de esos locales, es fácil entender esta situación”.

Si a éso añadimos el temor de los consumidores a los controles de alcoholemia que organizan ya hasta grupos de serenos y la  subida del IVA  en julio vamos a pensar que el sector lo tiene crudo. Otros que se verán obligados a bajar precios.
Atención  que el sector de las bebidas espirituosas da trabajo a unas 200.000 personas, en los sectores de la agricultura, el turismo o la hostelería.

(Imagen yaquedigo.blogspot.com)

1 comentario:

Té la mà Maria - Reus dijo...

dando un vistazo a tu blog
saludos desde Reus