Economizando viendo a Visconti y escuchando a Mahler

Éste par de recetas que os explicaré hoy las recordé mirando la gran Muerte en Venecia de Luchino Visconti en uno de ésos pocos canales que no dan respiro para ir a cambiar el agua de las aceitunas.  En dos ocasiones he podido visitar ésta ciudad, su gastronomía no deja de ser muy interesante y sus variables económicas dan mucho de si. De hecho, uno escribe esté blog, entre otros motivos, porque no se topó a Silvana Mangano paseando por Lido escuchando el Adagietto de la Sinfonía número 5 de Mahler, si no, otro gallo cantaría, o escribiría, en éste caso. (Por cierto, en el enlace de la película la podéis ver entera.)

Uno de ésos platos son los spaghetti “alla vongole”. Vongole son almejas en la lengua de Dante y el plato, sin ser una comedia, es divino. Se trata de hacer un pequeño sofrito con aceite de oliva, ajo y perejil picados bien finos. Cuando empiece a dorarse el ajo ponéis las almejas, chirlas o coquinas con un vaso de vino blanco seco y lo dejáis reducir. Mejillones y ostras aparte cualquier bivalvo os puede servir.

A parte, cocéis unos spaghetti que queden al dente, los escurrís, lo mezcláis todo y a servir. Lo podéis nevar con un poco de Parmigiano reggiano. Luego os hablo de formas baratas de hacer éste plato. Es importante, incluso para la salud, hacer la pasta al dente, como nos explica en su web Cristina Galiano, licenciada en farmacia. especializada en nutrición y en técnicas culinarias.

La versión económica del plato se puede hacer, con la misma base de sofrito, pero usando berberechos o almejas de lata con su jugo y dejándolo reducir luego junto al vino. Un vino de cocina blanco de coste bajo sirve. Venden bricks de 250cc muy económicos.  Don Simón, por ejemplo, tiene un brick de Chardonnay y Airen, uva masiva en España,  que sale a muy buen precio y que sirve perfectamente para guisar. El brick que sale en el enlace es de un litro. Los hay de un cuarto, ideal para hacer el plato. La ingesta directa ya no la recomendaría ya que nos puede hacer recordar que el cerebro, aparte de servir para que no haya corriente de aire entre las orejas, puede doler.

Os he hablado varias veces de pasta en dos entradas de éste blog. En Todo por la pasta o en  Un salón de la pasta donde no está Emilio Botín, pero si queréis ir al grano os recomendaría, si tenéis presupuesto alto, unas Galofaro, Barilla o De Cecco, pero si vais mas justos unas Gallo funcionan perfectamente, y ahora mas que han tenido el buen gusto de añadir en sus anuncios a Susanna Griso, después de haberlo echo con Sofía Loren. Buen gusto no les falta a los fabricantes de barceloneses. Un poco mas económica es la pasta que fabrican en Daroca, Pastas Romero, la mayor fabrica de éste alimento de la península. Detrás de muchas marcas blancas de algunos supermercados ésta esta factoría de la provincia de Zaragoza. Tienen una gama alta de pasta, denominada Da Rocca que puede competir con grandes marcas. 

Como alternativa al Parmigiano os puede servir el Grana Padano espolvoreado. Está a mejor precio. En el Blog de CBG os explican las diferencias entre uno y otro queso.

¿Un aperitivo, barato, barato, par éste plato? Compráis unos mejillones, la proteína mas barata, los hervís solo un momento, para que se abran. Separáis la parte dela concha donde no está adherida la carne y la tiráis. Sobre cada mejillón ponéis tres tiras pequeñas de bacon ahumado que ya venden envasado, lo gratináis con un queso tipo azul y ya está. Un manjar de reyes.

Si Gustav von Aschenbach y Tadzio se hubieran sentado a una mesa a degustar éste menú ni Thomas Mann hubiera tenido motivo para su gran novela ni Luchino Visconti una base para su enorme película.