Nos acabaran apeteciendo las arañas de la despensa.

   La tormenta económica  se recrudece. Y lo malo es que lo tenemos que saber, sobre todo, por la prensa de fuera. De la manera que se están poniendo las cosas, creo que a Carpanta no le va tocar mas remedio que tomar como vianda las cuatro arañas que campan  por su despensa.


 No hacerlo es una cuestión de tabú cultural mas que nada, como explica Marvin Harris en "Bueno para Comer". Hace mas de un año leí en La Vanguardia la orden de cerrar una tienda donde se vendían insectos para usos gastronómicos. También la situación en que nos encontramos es fruto de andar regulando tonterías y olvidarse de lo importante


  La cosa empezó cuando a mi vecino, que tiene  unos pocos almendros se puso a delirar  sobre el provecho económico que podía sacar de eso. Hasta ese dia , los frutos daban para buenos ajoblancos,  truchas con almendras, aceite,  y algunos platos mas . Por un lado en no sé donde  le dijeron que  esa materia prima subiría de precio una barbaridad en los próximos años, y por el otro, el alcalde del pueblo se puso a recalificar terrenos colindantes para que los urbanitas construyeran casitas donde pasar unos veinte días al año sobre terrenos que entonces estaban poblados de naranjos y limoneros que sombreaban a huertos domésticos más que apetecibles.




 En base a todo ese supuesto potencial futuro, mi vecino fue al banco local a pedir crédito para poder comer gambas y caviar cada día y, como garantía, los almendros y la tierra. Y que trabajaran otros. A especular con esos dos elementos. Finalmente el banco se quedó el terreno donde hoy nadie quiere construir y a mi amigo le permiten ir a a pillar cuatro frutos. Se ha convertido en moroso. ¿Os suena?




Ahora lo pagamos todos. Porque en ese banco también está mi dinero y, cuando voy a recuperar alguna parte de lo ahorrado, me ofrecen un crédito al cuatro y pico por ciento  cuando por mis ahorros me dan intereses apenas del dos por ciento. Se pasaron de listos. Me vecino ha vuelto a la dieta del almendro, pero ahora  complementada con unos menús que dan en Cáritas. Y luego están los que no se quieren enterar y no toman decisiones a tiempo.




   Me he paseado un poco por la web para ofreceros algo de provecho para comer de forma económica . Obama en la web  "Mis recetas" dice: "...... os podría dar los siguientes consejos para hacer menús baratos. Estos son los platos que me ha elegido (mi abuela): Ensaladas con productos frescos de temporada y frutas de temporada. Obviamente hay que elegir lo más barato y variar. Guisos tradicionales. Me señala como ejemplo las lentejas con verduras.


 Arroces con verduras y mixtas (carne de todo tipo). Por ejemplo el arroz con pata es exquisito. Por supuesto las alubias (judías blancas, habichuelas...), una fabada asturiana quita el hambre para dos días y está exquisita. 


Recetas para aprovechar restos y que llenan mucho. Me cita como ejemplos unas buenas migas de pan o las deliciosas croquetas.Carnes y pescados. Hay partes de la ternera, el cerdo, las aves que son extraordinarias. Y que bien aprovechadas en guisos, como el cocido, dan extraordinarios resultados. Un cocido permite una sopa con fideos, un segundo plato y una ropa vieja... Y las carnes son baratas. 


Con los pescados pasa igual unas sardinas o la caballa resulta que son los pescados más saludables de todos, al tiempo que los más baratos. La patatas. Se pueden hacer de mil formas si las guisamos, combinan con todo. Es un ingrediente energético y saludable. 


Los huevos tienen un precios razonables. Al igual que las patatas hay que encontrar formas de hacerlos (recetas) que den mucho rendimiento (por ejemplo combinarlos con patatas y otras verduras. Trabajar con harina y recetas baratas. Con la harina se hacen milagros. Móntate recetas caseras para deliciosas pizzas (o cocas, que son más deliciosas, con menos ingredientes encima), tartas caseras, bizcochos, etc. Te aliviarán los desayunos y las meriendas.


 Para hacer cenas más livianas y saludables. No tires nada. Unos restos siempre son aprovechables si buscas una receta adecuada. Siempre puedes añadir huevos, hacer una sopa, freír con algo, hacer una salsa, montarte una guarnición... No tires nada.  Recetas tradicionales españolas: manchegas, extremeñas, andaluzas... aparte de estar riquísimas son en su mayoría muy baratas. Quizás hay que recodar desde un atascaburras a un gazpacho manchego para darse cuenta de que los mejores menús baratos los hacían nuestras abuelas todos los días hace poco más de 50 años años."


Muy  buenos consejos, pesar de que se olvida de la pasta. Uno de los alimentos tótem  de este blog.


(Imagen : images.rmets.org)