El que avisa no es traidor.

 El martes advertí en este mismo blog sobre las dificultades que están pasando muchas bodegas de distintas denominaciones de origen, vinos de la tierra incluidos . Hoy, viernes, antes de llegar a casa me acerco al Carrefour que tengo mas próximo a mi domicilio  y encuentro  el Durius Reserva 2006 tempranillo Marqués de la Concordia a 2,99 €. 


Hasta hace poco este vino lo podías comprar por un precio entre los  5 y los 7 euros, según el comercio. Me alegro por mi bolsillo y mi paladar pero lamento  la causa que puede haber llevado a los productores del caldo a vender a ese precio. 


 El proyecto Durius nació el año 1990 de la mano de Carlos Falcó, el Marqués de Griñón, para hacer vinos de la zona del parque natural de   Arribes de Duero. Mas tarde, en el 2000,  Caja Duero y Arco Bodegas Unidas firmaron  acuerdo para la adquisición por parte de la entidad financiera del 49% de Bodegas Durius. Arco estaba participada entonces por Falcó y , actualmente,  es el presidente del proyecto. 


  A partir de ahí empezó la promoción a gran escala de estos vinos. Yo fui una "victima" de esa promoción".  La cosa iba de que en algunos tapones del Durius Marques de Griñón, iba un regalo para pasar una noche en la Hacienda Zorita, en Salamanca, donde la marca de vinos se embarcó en el proyecto de "Haciendas de España". Una idea similar a la de Paradores, pero a base de capital privado y tempranillos y sirah.  




Creo que al buen  hombre que ponía los tapones se le fue la mano y conseguí cinco o seis corchos premiados, lo que nos permitió ir a  ése paraje fantástico,  visitar las viñas y las bodegas. El lugar, encima mismo del Tormes, no tienen desperdicio. La bodega es la iglesia del viejo convento con  el techo de madera reformado por Peridis. Si, el dibujante del El Pais, és también arquitecto.  Por la paredes de la hacienda cuentan que se paseó Colón. Las paredes de la hacienda "rezumam historia" que diría un cursi.
Ahí os dejo un vídeo para que os hagaís una idea.

(Vídeo de minube.com)
Me lleve excelente recuerdo de esa estancia con catas, vinoterapia y un restaurante excelente donde me zampé un estofado de vaca morucha maravilloso. 
Últimamente supe que el restaurante cayó en las zarpas de Sergi Arola. Si, ése que anuncia el portaplátanos en Lidil  y,  por tanto,  ahora no se puede esperar nada bueno de la estancia para hinchar panzas. Y no tengo nada contra esos supers alemanes.


Entenderéis,  pues,  mi cierta tristeza al ver ese buen vino a ese precio. Pero eso es para aprovecharlo. Os podéis llevar una caja tranquilamente. No os arrenpentiréis.


(imagen www.vinogusto.com)

No hay comentarios: