Un paté barato, barato.


   Prueba de ayer por la noche. Se trata de hacer un paté de sardinas para acompañar pan o como complemento para un plato de pescado. Tomáis cuatro o cinco porciones de quesitos, yo he escogido "El Caserío" , el de toda la vida. Ponéis una lata de pimientos del piquillo escurridos, dos latas de sardinas en aceite, bien escurridas, y cinco cucharadas de tomate frito. Mejor hecho por vosotros que de bote. Lo trituráis todo. Y se acabó. Fácil, rápido y muy,  muy económico.

No hay comentarios: