El aroma del bosque en cuentagotas.


     Ha caído en mis manos, gracias al buen hacer de un perro y su propietario, una trufa negra salvaje del Pirineo. La trufa es una seta subterránea que se produce en terrenos donde abundan los robles, los castaños, las hayas  y los avellanos. Su precio  escapa en mucho al presupuesto de Carpanta, pero un regalo es un regalo y en Navidad y vísperas, que ahora alcanzan casi hasta el verano, el personal que es generoso te entrega a ningún coste verdaderas joyas como la que nos ocupa. La trufa se conoce desde la época de los egipcios, los griegos y los romanos que lo utilizaban en diferentes preparaciones, algunas de ellas con una supuesta finalidad afrodisíaca..
   Dado que en los últimos años, diversos y reputados psicólogos y psiquiatras han caído en que el pprincipal órgano sexual  en el genero humano es el cerebro y no la panza, vamos a ocuparnos del lado puramente gustativo del tema, con independencia de los efectos en las entrpiernas de ellas o ellos. Olvidemos a los miembros y a las miembras.
    La trufa se tiene que degustar como degustamos la vida, minuto a minuto, poco a poco. De acuerdo en que hay personas que consumen la vida a bocados, pero serian unos malos catadores de trufa. Una trufa de unos 20 gramos puede dar para diferentes platos siempre usada con mucha mesura, espolvoreada o cortada muy fina y puesta en el guiso tres minutos antes de terminar la cocción. Si no, volatilizamos todos los aromas de la excelsa seta. Otro factor para ese uso en pequeñas porciones es su precio que, tranquilamente, puede llegar a los tres mil euros el quilo. Las mas caras son las del Piamonte, el mayor productor es Francia y en el Pirineo catalán y aragonés ya hay algunos cultivos, pero según los expertos, las salvajes superan siempre en aromas  a la cultivadas. Los amigos de Devaneos han recogido una serie de recetas interesantes con trufa.
  Ese pequeño tesoro que me regalo el cánido y su dueño procede de los bosques de Llívia, donde descubrí un pequeño restaurante familiar de muy buen hacer. Can Cusachs. Os hablaré de eso otro dia.

No hay comentarios: