Las olas de tontería también son de agua.



Lo que nos faltaba. Están proliferando catadores de aguas minerales y restaurantes con carta de aguas de alta sofiticación. No hay suficiente esnobismo en esto del comer que ahora nos salen los puretas del agua mineral. Supongo que andamos con la sofisticación de lo políticamente correcto, ahora que las autoridades se dedican a legislar a fondo, y a recaudar, sobre tabaco , alcohol y incluso sobre comportamientos privados en el comedor de casa como el cachete espontaneo y de dificil represión, alejado de la premeditación, propinado al crío en pleno berrinche . No busquéis en eso una justificación de los maltratos , que eso son palabras mayores y creo que la cárcel esta bien empleada para esos casos.


Según leo en Euroresidentes , el Hotel Hesperia de Madrid ya ha incluido siete tipos de aguas minerales de lujo para sus selectos clientes y en el restaurante La Sucursal de Valencia, nada menos que medio centenar de marcas de aguas distintas. De lujo todas, claro. ¿Porque de lujo? Pues porque de una botella de 380 cl. te pueden pedir hasta 90 euros. Ahí teneis una muestra. El caso más extremo es de la norteamericana "Bling h2o", que tenéis ahí en la foto. Podemos estar de acuerdo en que el agua es de una calidad extraordinaria porque la extraen de unos manantiales muy profundos del parque nacional de Smokey Mountains, en Tennesse. Pero hay algunos detalles que no tienen desperdicio. Algunos de los productos de esa casa están envasados en botellas adornadas con cristales de Swarovsky


Me parece que nos estamos volviendo irremediablemente tontos. En esa línea es de esperar que en los próximos tiempos nos den también en algunos restaurantes una carta de palillos, a elegir entre cedro, roble, encina, con adornos de Lladró? ¿De qué bosque procede la madera? ¿Pediremos en los restaurantes una análisis del aire que se respira y la cantidad de partículas contaminantes en suspensión? El snobismo, una forma como otra de evidenciar que se es tonto, está de enhorabuena. Interesante conferencia del periodista y profesor universitario Alberto Soria, especialmente el capitulo 5 sobre la cocina snob.

Las aguas de lujo. Una nueva ola de tontería que consumir. Y que lleva mucha agua.



.

2 comentarios:

Deprisa dijo...

Lo mejor de todo es que los supuestos catadores no sabrían diferenciar el agua del grifo de un agua mineral.

Cuanta tontería hay suelta por el mundo. En fin.

Un saludo.

Anónimo dijo...

He querido publicar algo como esto en mi sitio web y esto me dio una idea. Saludos.